Todo lo nuevo exige un esfuerzo a la vida anímica.

Lo paradójico es que aunque sea algo deseado, lo nuevo conlleva cierta inseguridad que puede suponer un desgaste psíquico.

Además cuando aparece algo nuevo quiere decir que otra cosa ha terminado, que algo hemos dejado atrás. Es decir, cierto duelo hay que elaborar.

Recibir a manas llenas lo nuevo puede resultar algo muy complejo.

 

Si sientes curiosidad y quieres leer un poco más sobre las exigencias anímicas puedes leer más aquí: http://www.tudivan.com/exigencias-animicas/

psicologo psicoanalista malaga problemas de pareja