Todos tenemos pesadillas porque hay cosas que no nos caben en la cabeza. Y no necesariamente tienen que ser cosas malas. También hay cosas buenas que nos ponen intranquilos.

Muchas veces experimentamos cosas que no acertamos a explicarlo de ninguna manera.

Genoveva Navarro Psicologa Psicoanalista experta terapia individual