Freud señaló la impotencia, la frigidez, la anorgasmia y otras inhibiciones como episodios normales en la vida sexual de todo sujeto. Nadie funciona a pleno rendimiento todo el tiempo y con todo el mundo.