iniciogenoveva navarro serviciospsicoanálisisactividadesartículos

NO EXISTE MOMENTO ÓPTIMO

Querido indeciso,

No sé a qué esperas. Decídete y vive. Las cosas nunca se pueden saber de antemano. Hay que saber asumir cierta cuota de riesgo y sólo después sabremos, ¿tú estás dispuesto a renunciar a anticiparte? El otro día escuché una frase preciosa, era algo así: "hay que aprender a vivir ese vacío que es la vida, y que hay que producirla".

Siempre esperas el momento oportuno para hacer las cosas, pero ese momento no existe. O mejor dicho, el mejor momento es justo cuando haces las cosas. Ya dijo Voltaire: "No se puede ser absolutamente feliz, ni absolutamente sano, ni absolutamente inteligente". Así que si estás esperando una certeza absoluta para decidirte, tampoco existe.

Querido indeciso, pareces un cartesiano: "dudo, luego existo". Pues más bien eres un… un…un muerto en vida. Dudando sólo consigues eternizarte. Si sólo piensas, no llegas a hacer nada, todo permanece igual, te crees que nada cambia y que tú eres inmortal. Pues no. Siento decirte que no eres divino y que una vida sin movimiento no es vida, es otra cosa. Además, que todo permanezca igual resulta siniestro. Te aconsejo que te leas el texto de Freud "lo siniestro" de 1919.

Muchas veces estamos entregados a cavilaciones, y la duda se apodera de tal forma de nosotros que toda la energía se consume en ese mecanismo. Si estuvieras paralizado de esta forma, estarías siendo preso de una neurosis obsesiva, que no sólo se caracteriza por la duda, sino también por otros síntomas.

No sé si a ti te está pasando eso, pero si en lugar de "hacer" sólo puedes "pensar", te recomiendo que visites rápidamente a un psicoanalista.

Tampoco te asustes, no toda duda es patológica. Hay una duda normal como paso previo a la aceptación de algo.

Lo que sucede muchas veces es que mientras estamos inmersos en la duda estamos evitando tomar decisiones, que pueden llegar a ser importantes para el desarrollo de nuestra vida. Por ejemplo ante la elección de estudios, la elección de un trabajo, ante una boda.

Tendría que hablar más contigo para saber qué es exactamente lo que te pasa. Pero según se trata, hay veces que podemos salir de la duda, si en lugar de elegir, aprendemos a sumar. Es decir, que en lugar de que te plantees "esto o aquello", puedes quedarte con "esto y aquello".

Querido indeciso, si tu miedo es a equivocarte no pasa nada. La ciencia sólo avanza a través de errores. Un fuerte abrazo y ten cuidado porque a veces la vida se adelanta y decide por ti.