PSICOSOMÁTICO

 

Actualmente los ambulatorios están saturados. Muchos de los pacientes que acuden a sus centros de salud, reciben una atención fallida. ¿Fallida por qué? Porque la medicina atiende todo aquello relacionado con lo orgánico, y desconoce o no puede atender lo relacionado con lo psíquico. Abordar la psicosomático parece más una cuestión de moda que científica. Lo psíquico juega un papel inevitable y obviarlo es descuidar aspectos fundamentales del paciente y de la génesis de la enfermedad.

El término psicosomático, según lo define la medicina, tiene muy poca precisión: proceso psíquico que tiene influencia en lo somático. Según un ejemplo citado en el libro "Psicoanálisis y Medicina", podríamos preguntarnos lo siguiente: ¿ruborizarse no es acaso un hecho psíquico que produce un cambio somático visible, aunque transitorio? La medicina científica, aunque reconoce la importancia de los procesos emocionales en la aparición y desarrollo de la enfermedad, descartó la investigación en este campo por considerar que dichos factores son variables imposibles de estudiar metodológicamente.

La Escuela de Chicago, establece siete enfermedades psicosomáticas: hipertensión arterial, úlcera péptica, neurodermatitis, colitis ulcerosa, tirotoxicosis, artritis reumatoide y asma bronquial. Enfermedades cuyo único pronóstico por parte de la medicina, es que la enfermedad acompañará al sujeto todos los días de su vida, algo así como una sentencia o como un matrimonio sin posibilidad de divorcio.

El psicosomático utiliza frases cerradas que lo define: "soy ulceroso", "soy asmático", él es la enfermedad y como no puede expresar una ambivalencia afectiva, la expresa en el cuerpo. A la pregunta "¿qué me va a pasar?" no hay que contestar, hay que dejarla abierta para que el enfermo asocie libremente. Desde el psicoanálisis se puede construir un nuevo sujeto, que no necesita lesionar sus órganos para hablar. Una vez que el sujeto está en análisis, se modifica la manera de relacionarse con el mundo.

 

¿Sabías que...?
- Los especialistas consideran que el estado de ánimo es un factor clave en la aparición y el desarrollo del cáncer.
-Clásicamente se ha descrito al psicosomático como un sujeto con grandes ambiciones y poca capacidad de trabajo.
-La medicina psicosomática pone en contacto el psicoanálisis y la medicina. Establece una nueva concepción de la enfermedad donde se muestra la interacción del cuerpo y la mente.
-La identificación con otro ser viviente es lo que permite que el propio cuerpo encuentre su lugar. En el enfermo psicosomático lo que falla es algo que tiene que ver con ese proceso primario de identificación.
-El enfermo psicosomático es aquel que evita el trabajo psíquico, el trabajo del lenguaje.
- El Psicosomático conversa mudo con "su úlcera", el hipertenso no pudo expresar una rabia contenida, el obeso tiene miedo al hambre, el alérgico desea no disfrutar.
-El paciente psicosomático puede llegar a la frase "nunca pasa nada", que repite con frecuencia, una vez que entra en análisis, va encontrando las palabras para decir lo que le pasa, porque es evidente que algo le pasa. Un afecto, que al no poder ser transformado en palabras, conversado, se expresa como inervación somática, y puede producir una transformación corporal, anatómica.