Genoveva Navarro Psicoanalista Malaga, Fuengirola

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cada uno de nosotros tiene que poder tomar a su cargo el defender su vida. Defender la vida propia de los demás pero sobre todo de uno mismo, y esto último es primordial. En el deporte, en la moda, en política se habla de defender la camiseta, defender un vestido, defender un cargo: dejarse la piel, no rendirse, hacer todo lo que esté a nuestro alcance, compromiso con la formación, pero sobre todo compromiso con nuestro deseo. Todos estos son ejemplos que ilustran muy bien de qué se trata cuando hablo de defender la vida.

 

Cada uno de nosotros tiene que defender la vida que le ha sido dada. Y no todos sabemos portar la vida con glamour, estilo, y dignidad. Los efectos que tiene saber portar la vida no son para nada difíciles de observar, muy al contario los efectos de defender la vida son muy vistosos: personas satisfechas, con solvencia económica y solvencia social, y hasta belleza.

 

Puedes tener un padre malvado, una hermana dominante, una madre que al menor contratiempo se encame, una esposa que todo lo vive con exageración, pero lo realmente importante no es lo que hacen contigo sino lo que tú haces con lo que han hecho contigo. Hacer todo lo posible para no echar leña al fuego que te consume. Y hacer todo lo posible, hasta las últimas consecuencias, para sostener la chispa que nos mantiene vivos. Eso es defender la vida.

 

Cuando un proyecto, un anhelo, una idea está en tu cabeza, tómala. Si es tu apuesta, cógela. Las apuestas en cierto grado resultan incómodas porque entrañan riesgo, pueden llegar a generar malestar porque es perder cierto equilibrio (la seguridad en la que nos hemos afincado sea satisfactoria o no) por algo incierto que en principio puede generar algo de intranquilidad pero acaba generando más satisfacción.

 

Defiende tu vida, insisto y pórtala con glamour, estilo y dignidad. Defiéndela contra todo dictamen ajeno, pero como he dicho al principio, sobre todo contra tus propias fuerzas oscuras. Esa es una de las principales apuestas del psicoanálisis: desarticular a nuestro enemigo interior y dejar el camino más despejado para llevar una vida más vivible.

 

Escrito por Genoveva Navarro
Psicologa Psicoanalisita
Nº Colegiada AO- 5262
Telf 605 963 410