951918121 info@tudivan.com

Es pertinente cuestionarse qué es una “experiencia de grupo”, y si tales experiencias son posibles: ¿Un viaje en grupo es una “experiencia de grupo”? ¿Existe un viaje que pueda gustar a todo un grupo? ¿Existe un libro que garantice un éxito de ventas, y que a todos les guste por la misma razón? O en la vertiente más dramática y dolorosa: un accidente ferroviario, un derrumbe, un terremoto, ¿deja a todos los afectados con el mismo nivel de traumatismo?

Hay que reconocer que hay viajes que gustan a la mayoría, o que hay taquillazos, y que también hay best sellers. Generalmente los éxitos masivos responden a productos anestesiantes o incluso calmantes. ¿Qué características tienen estos productos? No molestan a sus consumidores en ningún sentido, no les hacen pensar, no les hacen reflexionar, procuran no despertar sentimientos ni emociones difíciles de digerir, suelen mostrar que casi todo es posible, que existe un ideal de vida a conseguir. En general las personas están ávidas de encontrar algo con qué identificarse; están ávidas de ver cómo desean los otros para tener referencias o para ubicarse; ávidas de ver cómo hacen los demás con la vida, con esa vida que muchas veces es más grande que uno mismo y nos supera. Y en esta sed del consumidor reside parte del éxito.

Si analizamos detenidamente, a cada viajero le ha gustado el viaje, el libro, o la película por un aspecto distinto. A dos personas les puede gustar lo mismo, pero generalmente por aspectos diferentes, porque a cada uno le toca en un punto distinto de su propia experiencia, porque a cada cual le remueve algo distinto en función de su recorrido vital. Con la misma explicación, para las experiencias menos agradables, tampoco supone para todos el mismo dolor y traumatismo enfrentarse a un imprevisto desafortunado. En cada caso hay que ver cómo se articulan los hechos en las coordenadas únicas de cada sujeto, según sus experiencias previas, según sus marcas familiares, sus expectativas, o sus deseos.

Aunque sean eventos vividos en grupo, los efectos no son colectivos ni grupales, sino individuales, originales y únicos. Estas consideraciones pueden servirnos a la hora de pedir a otros recomendaciones: ¿Me recomiendas este viaje? ¿Qué restaurante me recomiendas? ¿Tú me aconsejas este libro? Hay que tener a quién le hemos pedido tal recomendación, y por qué para él es interesante. No hay fórmula, lo que vale para uno, no necesariamente vale para todos.

 

 

Escrito por Genoveva Navarro
Psicologa Psicoanalista
Nº Colegiada AO- 5262
Telf 605 963 410